Sigue mis aventuras!/Follow my adventures!

miércoles, 25 de junio de 2014

Sin


Buenas noches, aventureros. Espero que estén bien. Ya casi termina junio, y llega uno de los meses más cortos (por los feriados), julio. Creo que mi segunda oficina será la playa, así que probablemente esté publicando menos, pero siempre regresaré con entradas nuevas para motivarlos. Esto es por y para ustedes.

¿Con o sin? Bueno, todo depende…

Desde que se inventaron las excusas, todo el mundo sale bien, dice el refrán. Todos deseamos hacer cosas diferentes, pero siempre estamos inventando excusas para no hacerlas. Nos preocupamos, nos anticipamos, y nos subestimamos; nos desanimamos antes de empezar. Me incluyo, porque nos pasa a todos.

¿Saben qué? La vida es demasiado corta para quedarse pensando o esperando; por eso, ya empecé a hacer varias cosas que siempre había querido, como tomar clases de bellydance. Finalmente me animé, y me encanta. Precisamente mi maestra escribió una nota tan fenomenal, que fue una de las cosas que inspiró esta entrada; la comparto.

¿Que no tienes tiempo? Siempre hay tiempo si lo buscas. 
¿Es muy lejos? No siempre todo va a estar a la vuelta de la esquina. 
¿Dices que no estás en condición? Pues comienza a mejorarla. 
¿Es costoso? Clases muy económicas. 
¿Que no tienes talento? Pues desarróllalo. 
¿Dices no tener figura para eso? ¿Dónde dice que debes tener una figura específica? 
¿Que no te atreves? ¡Pues decídete ya!
La vida es corta y no sabes si mañana vas a estar, así que ¡no pierdas tiempo con indecisiones ni complejos!
¡Confía en ti! 

Esto no sólo se puede aplicar para una clase, sino para todo. Como ella dice: ¡Confía en ti! Atrévete a hacer eso que siempre has querido; no importa si eres bueno o no, da lo mejor de ti. Si no lo intentas, nunca sabrás.

¿Qué mejor canción para esta entrada que “Mientras tanto” del genial Tommy Torres? Es una de mis favoritas, y otra de las cosas que me inspiró en esta ocasión. Como él dice, se nos va la vida esperando. Comparto el video.

Y tú, ¿qué esperas? ¡Sin excusas; empieza ya! 

Gracias por escuchar. Un abrazo. 


miércoles, 11 de junio de 2014

La Locura

¡Saludos, aventureros! La semana pasada los compañeros de trabajo comentaban que les sorprendía que ya estemos a mitad de año; yo les dije que pronto llegarán las Navidades. ¿Creen que exagero? ¡Ya verán que no! 

La entrada anterior se trató de la razón, aunque otro tipo de razón; esta es sobre la locura. ¿Quééé?

La locura… ¿Quién está loco? Bueno, casi todo el mundo. Ya en serio, esta vez hablo sobre la locura de ser padres.

“La locura de ser padres” es un anuncio de Hero Baby (una empresa española de comida para bebés) que mi esposo compartió conmigo. Desde que lo ví, me encantó, pues presenta una parte de la realidad de ser padres. No todo es color de rosa ni perfecto, pero es una experiencia tan supercalifragilísticaexpialidosa (lo que uno siente cuando se queda sin palabras), que ni tienes tiempo de fijarte en eso. Sí, uno está más cansado, sobretodo al principio, pero de verdad que cada sacrificio vale la pena.

Aunque en el anuncio también salen las madres, lo escogí para esta entrada porque el domingo es Día de los Padres, y este muestra esos padres que están presentes en la vida de sus hijos desde el principio. Esos padres se vuelven locos tratando de cuadrar el presupuesto (y buscan dinero donde sea), aceptan compartir su carro con juguetes (o hasta lo cambian), lavan botellas, juegan con los nenes; hacen lo que sea por verlos sonreír.

Yo le agradezco a Dios porque mis pollos tienen un padre excelente. Dicen que los nenes son de Mami, pero en mi casa, los míos son de Papi. No lo digo con celos ni nada de eso; al contrario, me hace feliz que así sea. Sé que ellos también me aman, pero es que estar con Papi es como estar con un nene grande. Ellos también se divierten conmigo, y compartimos mucho, pero Papi es otra cosa. Papá, gracias por ser nuestra roca. Te adoramos.

¡Muchas felicidades y bendiciones a todos los padres en su día! Ustedes son nuestros súper héroes, los pilares de nuestra vida. Si tú tienes un buen padre, aprovecha cada momento con él. Yo tengo uno que vive en mí.

Comparto el anuncio. 

Gracias por escuchar. Un abrazote. 


miércoles, 4 de junio de 2014

La Razón


Buenas noches, aventureros. Espero que estén bien, y pasando un verano divertido. Esta semana empezaron los campamentos; el pollo mayor estaba levantado desde las 3:00 a.m. el primer día. ¿En serio? Sí.

La razón…¿quién la tiene; quién la pierde? Bueno, es otro tipo de razón.

Un día prendí el radio, y estaban dando una canción viejita, que es una de mis favoritas, y sobre la que había estado pensando escribir. Creo en las causalidades, y esta fue una de ellas…

La canción es “The Reason” (“La Razón”) del grupo Hoobastank. Esta trata sobre un muchacho que, aunque tarde, descubre quién es su razón para cambiar lo que hizo mal. El lamenta haberle hecho daño a ella, y aunque ya no lo puede reparar, desea expresarle lo que siente.

¿Te has detenido a pensar quién es tu razón y por qué? Aunque la hayas perdido, ¿te hizo ser una mejor persona? Hay personas que cambian nuestra vida, que nos inspiran, que nos motivan. A veces es quien menos esperas. A veces alguien sólo pasa por tu vida para enseñarte algo. No me refiero sólo a una pareja; puede ser un amigo, un conocido, un profesor, etc. Sí, tenemos personas que son nuestras razones para seguir adelante, como nuestra familia. Pero, me refiero a personas que te logran influir de tal manera que cambias tus teoremas. Estas te hacen ver perspectivas diferentes; te hacen crecer como persona. Ya sabes de lo que te estoy hablando, ¿verdad? Porque pensaste en él/ella/ellos cuando leíste esto.

Esta persona no tiene que ser perfecta, porque nadie lo es. Pero, sus virtudes sobrepasan sus defectos, o tú tomas lo mejor de ella. Puede que te haya inspirado a tomar clases de algo, o fue tu profesor, y te motivó a aprender. Quizás te animó a hacer algo que no te atrevías; a lo mejor, imitas algo bueno que hace, y hasta le consultas sobre eso.

Y tú, ¿has sido la razón de alguien? Lo más probable, sí. Hay personas que necesitan algo tan sencillo como una sonrisa o una palabra de aliento para salir a flote de una situación. Influir a otras personas es un poder, y (como le dijo el Tío Ben a Peter en “Spiderman”) un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Utiliza bien el tuyo, y tendrás la satisfacción de tocar y mejorar la vida de alguien.

¿Sabes quién es tu razón, y por qué? Si tienes contacto con ella, dale las gracias por lo que hizo por ti. Si no, envíale lo mejor de ti, que de alguna manera lo recibirá.

Comparto el video de la canción. Al principio, puede que lo veas y pienses que se trata sobre una cosa; yo lo interpreto como una reflexión del muchacho sobre lo que pasó, y su deseo de poder arreglar las cosas. 

Gracias por escuchar. Un abrazo con arena. :-p