Sigue mis aventuras!/Follow my adventures!

miércoles, 12 de marzo de 2014

Miedo

           ¿Qué tal su día, aventureros? Continuamos durante el mes de marzo, mes de la mujer, con temas dirigidos a nosotras, aunque siempre hay algo con lo que los hombres pueden identificarse.
   
         Hoy vengo a hablarles de la codependencia, que es definida como una condición psicológica en la cual alguien manifiesta una excesiva, y a menudo inapropiada, preocupación por las dificultades de alguien más. Lamentablemente, esto es algo muy común en las mujeres, que se aferran a un hombre, y hasta creen que pueden cambiarlo sólo por amarlo.

          He visto situaciones como ésta, donde una mujer lo da todo por un hombre, para terminar quedándose sola y deprimida. Las relaciones conllevan esfuerzo, pero no deben limitarte como persona. No podemos respirar a través de otra persona, ni obligarla a que nos quiera. Debemos tener una vida propia, pues nuestra felicidad no depende de otra persona, sino de nosotros mismos.

         Varios escritores han hablado sobre esto; entre ellos, Robin Norwood y Walter Riso. La primera publicó un libro llamado “Las mujeres que aman demasiado”; el segundo, “¿Amar o depender?”.

La Sra. Norwood indica que cuando las experiencias de nuestra niñez han sido dolorosas, frecuentemente nos vemos impulsadas, en forma inconsciente, a recrear situaciones similares durante toda la vida, en un impulso de obtener el control sobre ellas. Ella dice “Cuando estar enamorada significa sufrir, es que estamos amando demasiado. Cuando la mayoría de nuestras conversaciones con amigas íntimas son acerca de él, de sus problemas, ideas, acciones y sentimientos, cuando casi todas nuestras frases comienzan con él, es que estamos amando demasiado. Cuando disculpamos su mal humor, su indiferencia y sus desaires e intentamos justificarlo o incluso convertirnos en su terapeuta, es que estamos amando demasiado.” En este libro, Robin Norwood ayuda a las mujeres adictas a esta clase de amor a reconocer, comprender y cambiar su manera de amar.

Encontré varias frases interesantes del Sr. Riso; entre ellas:

·       “Entregarse afectivamente no es desaparecer en el otro, sino integrarse respetuosamente. El amor sano es una suma de dos, en la cual nadie pierde.”
·       “La desesperada necesidad de aprobación siempre esconde una muy baja autoestima, la cual se intenta compensar. La aceptación afectiva, para las personas que sustentan este estilo, es cuestión de vida o muerte. Es el aire que los mantiene vivos.”
·       “Es muy difícil amar a un ser que se doblega para obtener afecto. Un amor indigno es una forma de esclavitud. Y los dueños nunca aman a sus esclavos; los explotan o se compadecen de ellos.”
·       “Toda dependencia o adicción enferma, castra, incapacita, elimina criterios, degrada y somete, deprime, genera estrés, asusta, cansa, desgasta y, finalmente, acaba con todo residuo de humanidad disponible.”
·       “Cuando traspasas los límites del amor y te metes en terreno de la humillación, ya no es amor: es esclavitud, es adicción.”

          La codependencia es una forma de manipulación. Tenemos que romper esas cadenas, para poder ser nosotras mismas y no el molde que le gustaría a otra persona. La Sra. Norwood indica que “Las mujeres que aman demasiado pueden recuperarse cuando descubren la capacidad de amarse a sí mismas". Definitivamente tenemos que amarnos antes de poder amar a otro. Si no hay autoestima, podemos llegar a convertirnos en marionetas de otros, y hasta ser maltratadas y abusadas.

          Comparto con ustedes el video de la canción “Miedo” de Pablo Alborán. Este cantautor español me fascina, y me dejó pensando desde que escuché esta canción por primera vez. Lo que más me gusta de ella es que él habla de cómo el rechazo de esta mujer le afecta, pero aprende de esta experiencia y se levanta. Al final, dice que ya no tiene miedo, y así quería terminar esta entrada; con una nota positiva. La codependencia puede superarse; hay que buscar ayuda, pero es posible aprender a quererse a sí mismo antes que a otra persona.

Quiero agradecerles por la oportunidad de compartir mis ideas con ustedes. Este es mi granito de arena para el mundo. Espero que les guste, y que me comenten.

            Gracias por escuchar. Un abrazo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario