Sigue mis aventuras!/Follow my adventures!

jueves, 20 de octubre de 2011

¿Qué pasaría si…?




¡Saludos, aventureros!

Hoy regreso con mucha fuerza y motivación para seguir con este proyecto, que es mi granito de arena para el mundo. Estoy muy contenta y orgullosa por haber sido parte de la edición de Buenas Noticias de “El Vocero”. Para los que no han leído el artículo todavía, los invito a que visiten http://www.vocero.com/puerto-rico-es/bloguera-por-el-bien-social

Bueno, vamos a lo que vinimos. ¿Se han preguntado alguna vez qué pasaría si hubieran tomado una decisión diferente, si hubieran escogido otro camino, si no hubieran hecho algo que cambió sus vidas para siempre?

De verdad que un segundo puede cambiar todo; puede ocurrir tanto algo extraordinario, como hasta una tragedia. Hay acontecimientos que pueden transformar tu vida de maneras que ni podías imaginar, como conocer a tu pareja. Tal es el caso del anuncio de AT&T, que dice “cualquier segundo puede ser el segundo”, que es uno de mis favoritos y que comparto aquí. Me identifico con esto, pues yo encontré a la suerte de mi vida en una fiesta a la que ninguno de los dos quería ir; además, si no fuera por una tarjeta que encontré en mi mesa (que tenía su número de teléfono), hoy en día no existirían los pollos (nuestros hijos).

Por otro lado, las malas decisiones tienen repercusiones, como escribí en un poema. Un descuido puede ocasionar un accidente. Este caso lo presenta el video de la canción “What if?” de Jason Derulo, que también comparto aquí. Desde que lo ví, me encantó, y fue el que inspiró esta entrada. Por negligencia, esa persona iba a ocasionar un accidente, y el muchacho prefiere cambiarlo todo, para evitarlo, aunque eso implique hacer un gran sacrificio. ¿Qué harías si pudieras retroceder en el tiempo? ¿Cambiarías algo? Yo no cambiaría nada, pues de todo aprendemos, hasta de lo malo. Lo único que sí desearía es que mi padre hubiera conocido a mi hijo menor, pero sé que él está mejor donde está.

¿Estás hoy donde y con quien quieres? No podemos culpar a otros de nuestros errores ni otorgarle a la suerte cómo es nuestra vida. Nosotros mismos escogemos el camino a seguir. Dijo Federico López: “Las casualidades no existen; las que sí existen son las causalidades”. ¿Qué piensas de esto?

Ahí los dejo pensando. Hasta luego.



No hay comentarios:

Publicar un comentario